lunes, 19 de junio de 2017

El temblor familiar

algunos días el temblor acude y no estás preparada.
algunos días el temblor te domina por dentro y te mueves rápido,
para disfrazarlo. Quedarse quieto no es una buena idea. El pulso se tambalea.
algunos días el temblor se impone en la garganta,
en el pecho, en el estómago izquierdo y te acompaña por si te pierdes.
algunos días el temblor es un hilo largo, enredado entre las células, 
con nudos imposibles. 

algunos días quisiera meter la mano en la tráquea, encontrar uno de los cabos
y tirar, tirar hacia afuera, sacar esta angustia de mi organismo.
seguramente me daría para una bufanda, un gorro.
en los días terribles, para un jersey, una manta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario