sábado, 13 de mayo de 2017

Mi cuerpo está en el límite de lo sensible. 
Una gota, todo se derrama, 
se descose, 
se desmorona. 
Mi cuerpo está en el límite de lo sensible. 
Un impulso leve revierte en una migraña terrible, 
una arritmia silenciosa, 
una piel dañada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario