jueves, 23 de febrero de 2017

L.A.

Te deseo en la distancia,
y no quiero vivir esto así.
Siento como la fibra óptica
me acerca me aleja...
me acerca me aleja...
                                  es una marea de semi-orgasmos,
de semi-amor.

Ya no recuerdo el olor de tu piel,
de tu mirada
tan tierna como la de un cachorro.

Nos grabamos torpemente
para ver el placer del otro,
para sentir
el aliento
los gemidos
a 1565 kilómetros.


No es suficiente, no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario