martes, 21 de febrero de 2017

Mujeres familiares.

He sido testigo del vacío
                en mujeres que han muerto
pensando que habían quemado su tiempo
sin ser, criando a hijos inútiles y
contentando a maridos, 
más inútiles todavía.
Ningún legado.
Ninguna felicidad.
Llegaron. Se fueron.


Y ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario