jueves, 23 de febrero de 2017

El reflejo absurdo

Escupo
palabras viscosas
ante un espejo hostil
que golpea frío,
golpea firme,
sobre las costillas,
los latidos
cansados,
malheridos.

Me arrastro hacia ese útero
artificial
que me mece
como a una virgen desesperada;
rezo
                                   al demonio
que ríe desde las entrañas.

Y las hormigas vestidas de carmín
trepan tripas arriba;
las siento merodear,
jugar con mis nervios,

pasearse por las encías.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario