viernes, 24 de febrero de 2017

El calor residual del horno
me hace sentir que mi pisito es
una cueva indestructible.

jueves, 23 de febrero de 2017

Peace with Guns


Dismorfismo sexual
entre los latidos que se esconden
en las esquinas de nuestro útero...
Las trompas se extienden y se abrazan,
bailan juntas como la marea nocturna.
Contorsiones que irritan
las mentes blandas;
los cobardes se ruborizan
ante nuestro deseo,
nuestras perversiones.
Bolsillos enfermos,
ligueros desgastados,
y carmín en tu cuello.
Las ojeras enmarcan la mirada,

nos elevan como tacones infinitos.

Rosa flúor, rosa ozono.


Los filtros
que escondían las luces
de la madrugada
han caído.  ¿Ves?
Desde el vagón
las nubes nos siguen,
pacientes
y la contaminación
le da a la escena un toque rosado,
precioso. Si no estuviera furiosa,

sería precioso.

Bridge


Un pellizco en el pecho
me recuerda que pienso demasiado.
Es amargo hacia el final,
como un sorbo de leche cortada;
remueve en silencio
toda la bilis que me habita.

Un murciélago sin radar.

Me siento una salvaje
que apaga las luces
a pedradas:
las farolas son magia negra
que me pudre el corazón

con su arrogancia.
L.A.

Te deseo en la distancia,
y no quiero vivir esto así.
Siento como la fibra óptica
me acerca me aleja...
me acerca me aleja...
                                  es una marea de semi-orgasmos,
de semi-amor.

Ya no recuerdo el olor de tu piel,
de tu mirada
tan tierna como la de un cachorro.

Nos grabamos torpemente
para ver el placer del otro,
para sentir
el aliento
los gemidos
a 1565 kilómetros.


No es suficiente, no.
El reflejo absurdo

Escupo
palabras viscosas
ante un espejo hostil
que golpea frío,
golpea firme,
sobre las costillas,
los latidos
cansados,
malheridos.

Me arrastro hacia ese útero
artificial
que me mece
como a una virgen desesperada;
rezo
                                   al demonio
que ríe desde las entrañas.

Y las hormigas vestidas de carmín
trepan tripas arriba;
las siento merodear,
jugar con mis nervios,

pasearse por las encías.