miércoles, 25 de enero de 2017

Sangrar, sangran los soldados,
las mujeres callan. Por eso,
con doce años, una mañana me levanté
y pensé que mi cuerpo

me había declarado la guerra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario