miércoles, 2 de agosto de 2017

naranjas

Las naranjas están aún en el aire.
Deja que la gravedad lenta haga su trabajo. Respira
y deja que la naturaleza hile, rompa y recomponga,
que te pele las rodillas y te lama después,
como una madre perra,
que te activa el sistema circulatorio con cada lengüetazo.

Estás viva y eso prueba
que puedes confiar en la justicia 
que te asignaron al nacer.
Estás viva y respiras
y algunos seres te aman incondicionalmente.
Estás viva y eres dueña (casi siempre)
de tu cuerpo, tu cabeza y tu escritura.
Estás viva y tienes libertad para reír,
para dormir, para escoger si quieres echarle o no azúcar
a la leche.


martes, 1 de agosto de 2017

Un bebé gigante

A veces me siento un bebé gigante,

un animal sin la suficiente fuerza motriz
como para agarrar las cosas que quiere o necesita
(cosas que, en apariencia,
están al alcance de su mano).

un animal que no sabe articular palabra
y solo puede desahogarse con el llanto,
un llanto improductivo (de ahí que la frustración 
crezca y crezca).

un animal que no sabe identificar
qué es lo que le duele exactamente,
que recibe cada estímulo
como una bofetada abstracta.

un animal que escupe y babea,
cuando querría expresar amor,
que estira del pelo a su madre
cuando querría abrazar.


A veces me siento un bebé gigante,
una bola de carne inútil, dependiente, aislada. 

miércoles, 19 de julio de 2017

[Haiku agresivo]

La amígdala ha estallado. Irradias veneno. Cuenta hasta 10.

martes, 18 de julio de 2017

Amortiguar el dolor ajeno
en mi carne.
Ése es mi impulso.

sábado, 15 de julio de 2017

Eres la masa cruda del bizcocho
que estoy a punto de hornear.

Déjame un segundo más,
para que lama la cuchara de madera
antes de abrir la puerta.

jueves, 6 de julio de 2017

temo de veras el día

temo de veras el día
en el que todo el odio que estáis sembrando en mí,
estalle y se lleve a un alma inocente por delante.
de verdad, temo mis adentros, mis sombras,
temo toda la ira que resuena en mí
por haber nacido mujer en este mundo,
carne de otros, carne vacía

martes, 4 de julio de 2017

¿Que lle podo ofrecer a quen me intente?
Lois Pereiro




No tengo cordura que ofrecer,
ningún equilibrio amable.
Mucho dolor injustificado.
Mucha incertidumbre.

Estaría bonito ser el objeto directo
en esta pregunta. Es bonito imaginar
que la gente puede intentarte.
Puede intentar comprenderte.

Puede intentar quererte,
descifrar los dolores de cabeza,
las ansiedades, los momentos 
de pánico absoluto.

Estaría bonito guardar mi mundo
en tu bolsillo. Coser con hilo gordo,
negar que me pertenece,
que todo el problema es mío.

lunes, 26 de junio de 2017

Mi ansiedad no es tristeza.
Mi ansiedad es rabia al no controlar

dolores de cabeza,
temblores,
mareos,
palpitaciones,
obsesiones,
dolores de cabeza,
temblores,
mareos,
palpitaciones,
obsesiones,






                   dolores de cabeza,
                   temblores,
mareos,
palpitaciones,
obsesiones,
dolores de cabeza,
temblores,
mareos,
palpitaciones,
obsesiones.

viernes, 23 de junio de 2017

los demonios aparecen cuando,
exhausta,
me quedo dormida
en pleno ataque migrañoso.

martes, 20 de junio de 2017

un día normal

a veces necesito pasar el pestillo y respirar frente al espejo. 
supongo que para asegurarme de que sigo aquí, 
de que mis moléculas permanecen unidas firmemente 
en esta carne temblorosa, 
de que por muchos cortocircuitos y calambres que haya en mi cabeza, 
aún me queda un poco más de tiempo y
quizás, algún día, logre el equilibrio.

mirarme fijamente mientras respiro es una manera básica de no perderme,
un mecanismo para mantener la cordura.
cojo aire, lo mantengo un segundo y lo suelto bajito, para que nadie sepa,
para que nadie oiga. 
luego vuelvo a la silla, sigo trabajando. si nadie ha visto nada,
aquí no ha pasado nada, nadie es débil, nadie puede reprocharme.

lunes, 19 de junio de 2017

El temblor familiar

algunos días el temblor acude y no estás preparada.
algunos días el temblor te domina por dentro y te mueves rápido,
para disfrazarlo. Quedarse quieto no es una buena idea. El pulso se tambalea.
algunos días el temblor se impone en la garganta,
en el pecho, en el estómago izquierdo y te acompaña por si te pierdes.
algunos días el temblor es un hilo largo, enredado entre las células, 
con nudos imposibles. 

algunos días quisiera meter la mano en la tráquea, encontrar uno de los cabos
y tirar, tirar hacia afuera, sacar esta angustia de mi organismo.
seguramente me daría para una bufanda, un gorro.
en los días terribles, para un jersey, una manta. 

Me puse mística

Somos pura violencia.
Somos puro amor.

La energía es la misma
con distinto fin:

destruir 
crear.

jueves, 15 de junio de 2017

poema tonto sobre un pez Golden vulgar

Mi madre me regaló tres peces,
para que no me sintiera tan sola

                             (a mí, que me gusta sentirme sola
                                            y por eso escogí vivir sola
                                            y lo disfruto tanto o más que el sexo en invierno).

Ahora solo queda uno. Queda el más feo, el más listo, 
el que desde el segundo día se acercaba rápido al borde de la pecera
al adivinar mi forma tras el espejo de agua que nos separa.
Siempre tuvo claro que yo soy la dispensadora de comida,
que me necesita para subsistir. 

No le hablo. No me habla. 
Le doy comida e intenta cazar mi mano,
como si fuera una suerte de presa fantasmal.
Supongo que al final siempre se conforma con las bolitas naranjas de pajarería
que compro para peces Golden. Supongo que me hace compañía. 
Supongo que mi madre llevaba razón, que se equivocaba a la vez. 

Tan solo es un corazón frío que late bajito
rodeado de escamas agrupadas en forma de pera.

martes, 30 de mayo de 2017

psicosomática

Con cada migraña
desgasto un poco el borde de las células
que envuelven 


mi corazón
mis pulmones
mi estómago. 

lunes, 22 de mayo de 2017

chocolate y sangre

Mis sábanas guardan manchas de chocolate y sangre 
tras haber pasado por la lavadora:
                                 hay marcas que no desaparecen a altas temperaturas.
Ésta es la única lealtad que conoce mi cuerpo:
la presencia, una vez al mes, 
de huellas diminutas y primitivas,
                                 de sombras de restos,
en mi cama
en mi estómago.

Es la única certeza que tengo a mis 26: 
sangre y chocolate
chocolate y sangre.

sábado, 20 de mayo de 2017

5 años

Llagas en la lengua. Llagas en la boca del estómago.
Eccemas bajo el pelo. Eccemas en las rodillas. 
Costras blancas que se abren y sangran y escuecen.
Contracturas en la parte superior de la espalda.
Latigazos en las piernas. Mareos. Hormigueo en las manos.
Migrañas. Arritmias. Fiebre.

Cansancio. Mucho cansancio.




sábado, 13 de mayo de 2017

Mi cuerpo está en el límite de lo sensible. 
Una gota, todo se derrama, 
se descose, 
se desmorona. 
Mi cuerpo está en el límite de lo sensible. 
Un impulso leve revierte en una migraña terrible, 
una arritmia silenciosa, 
una piel dañada.

miércoles, 10 de mayo de 2017

Otro día más

La sangre me hierve
y quisiera gritar,
desgarrar el vientre
de mis enemigos,
sacar sus tripas,
enfrentarlas al aire,
tejer con ellas

una colcha 
de flores 
diminutas.

domingo, 7 de mayo de 2017

Transition Girl

Soy buena, soy amable, 
soy divertida, soy especial.
Soy siempre una chica de transición.
Soy la que te lleva del drama a la libertad
que ofrece la risa, el sexo sin reproches.

Soy 
la que te prepara para el amor, 
la que te da la mano y te ayuda a cruzar este río salvaje:
del desastre que aniquiló tu voluntad
al inicio del resto de tu vida.




                    Soy siempre una chica de transición,
                    un recuerdo cálido y borroso en tu memoria:
                    sin fisuras, sin lazos, sin rastro.



martes, 2 de mayo de 2017

Tengo las piernas torcidas.
Desde siempre. Camino mal 
pero camino. También tengo morados en los muslos.
Verdes, lilas, rosas, amarillos.
Desde siempre. Se van turnando,
pero son los mismos, que aparecen
y desaparecen, intermitentes.
Rozaduras en las plantes de los pies;
en verano, llagas.
Bajo el pelo, toda la piel descamada, blanca;
a veces roja, por la sangre seca.


Ninguna de esas heridas
acaba de matarme, ninguna
acaba de cerrarse, cicatrizar.
Son el recuerdo constante

de lo que ocurre en mi estómago,
en mis venas, en mi conciencia,
en mis pulmones. 


sábado, 8 de abril de 2017

Apoyo la cabeza y siento la vibración 
en el cristal del bus.
Pienso 
que no soy suficiente,
que esto no es suficiente,
que mi cerebro
nunca soltará la brida.

martes, 4 de abril de 2017

macetas y raíces

Quisiera deshacer mis pies
en una maceta rebosante de compost.
Que poco a poco
surgieran las raíces,
                                      el frío y la calma
de pertenecer.

jueves, 23 de marzo de 2017

postureo viene de poeta

Los poetas de la ciudad intercambiamos nuestros libros en presentaciones,
como si fueran cromos de futbolistas en un patio de colegio. 



Dedicatoria. Directos a la estantería.

miércoles, 8 de marzo de 2017

En mi familia
las muertes siempre vienen
de dos en dos.
Mi tío y mi abuelo murieron
casi a la vez; ahora no recuerdo quién fue primero.
Lo mismo pasó con mi prima y su sobrina hace dos años,
con mi cuñado y mi abuela, hace diez.

Por eso, 
cuando murió Estela hace un par de meses,
aunque la queríamos mucho,
estábamos más asustados que tristes.
Al final murió la gata.
Suponemos que aquel día la muerte
no tenía demasiada hambre.

domingo, 5 de marzo de 2017

Borro poco
para acumular palabras, 
como el que acumula ropa o muebles y,
por un segundo, mientras bucea entre escombros,
se siente en paz.
Acumulo y encadeno palabras porque tengo miedo al vacío,
a los recuerdos iguales.  

miércoles, 1 de marzo de 2017

Somos más exigentes que nuestras madres.
Estaremos más solas que nuestras madres.





¿Estaremos más solas que nuestras madres?

viernes, 24 de febrero de 2017

El calor residual del horno
me hace sentir que mi pisito es
una cueva indestructible.

jueves, 23 de febrero de 2017

Peace with Guns


Dismorfismo sexual
entre los latidos que se esconden
en las esquinas de nuestro útero...
Las trompas se extienden y se abrazan,
bailan juntas como la marea nocturna.
Contorsiones que irritan
las mentes blandas;
los cobardes se ruborizan
ante nuestro deseo,
nuestras perversiones.
Bolsillos enfermos,
ligueros desgastados,
y carmín en tu cuello.
Las ojeras enmarcan la mirada,

nos elevan como tacones infinitos.

Rosa flúor, rosa ozono.


Los filtros
que escondían las luces
de la madrugada
han caído.  ¿Ves?
Desde el vagón
las nubes nos siguen,
pacientes
y la contaminación
le da a la escena un toque rosado,
precioso. Si no estuviera furiosa,

sería precioso.

Bridge


Un pellizco en el pecho
me recuerda que pienso demasiado.
Es amargo hacia el final,
como un sorbo de leche cortada;
remueve en silencio
toda la bilis que me habita.

Un murciélago sin radar.

Me siento una salvaje
que apaga las luces
a pedradas:
las farolas son magia negra
que me pudre el corazón

con su arrogancia.