domingo, 30 de octubre de 2016

Nunca seremos inmortales como Ian Curtis

Nunca seremos inmortales como Ian Curtis.
Vamos demasiado tarde.
Sabes que no hay un hueco para nosotros en ese libro.
Finges, finges y te tomas selfies sin mirar a cámara
pero el humo no nos rodeará jamás en la noche,
cuando estemos perdidos. 


Nadie sobrevive con los pies húmedos y
en esta habitación el agua sigue subiendo
sin que hagamos nada.
Arremangarnos los pantalones no será suficiente,
subirnos sobre las sillas, las mesas,
tampoco.


Nunca seremos inmortales como Ian Curtis.
El bosque es frío y nosotros tan solo somos ratas domésticas.
Yo tengo miedo y tu sonríes porque eres estúpido,
no comprendes. El aullido viene a por nosotros 
para descomponernos, reducirnos a la nada,
dejar un vacío en la posteridad.

jueves, 20 de octubre de 2016

Mi corazón es un puño atrofiado que no sabe defenderse

Mi corazón es un puño atrofiado que no sabe defenderse.
Tiembla ante el miedo, tiembla ante la violencia, tiembla ante la soledad,
tiembla como si en el centro de su carne se originase un seísmo macabro cada vez que una mariposa minúscula bate sus alas.
El envoltorio, sin embargo, permanece sereno.

Los pómulos, la frente, los nudillos, las rodillas,
las ingles, el cuello, la espalda, los tobillos...
Todo ello convive en un bloque de mármol blanco que no se altera,
que va acumulando peso
pero no se altera, nunca se altera.



viernes, 14 de octubre de 2016

Nosotras podemos y debemos

Podemos y debemos tener grandes pechos pero nunca pezones. 
Podemos y debemos tener curvas sinuosas pero sólo en las esquinas adecuadas.
Podemos y debemos tener una gran melena esponjosa pero sólo de pestañas hacia arriba.

Podemos menstruar pero debemos hacerlo en silencio y en azul, como en los anuncios de compresas. 
Podemos y debemos moldearnos pero siempre con mucho cuidado: no queremos músculos desafiantes, perder la delicadeza de ninfa que nos hace valiosas.
Podemos y debemos tener una gran personalidad pero sin hacer sombra a esos egos diminutos de hombrecillos diminutos.

Podemos disfrutar de nuestro clítoris hermoso y profundo pero debemos fingir siempre siempre siempre discreción y cautela. Camina despacio sobre la línea que separa lo decente de lo indecente. No querrás caer. Camina despacio. Mira al frente.

Podemos hacer tantas cosas... 




pero siempre 
encorsetadas 
en un shibari 
doloroso.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Esto es imposible

La ventana y la puerta, tapiadas.
Las rendijas que dejaban pasar el aire,
también ciegas.
Esta pupila inadaptada.
Aquel lagrimal seco.

Imposible. 
Los verbos han huido.


Qué sencillo negar el instinto mamífero.
Qué sencillo, de día.

lunes, 3 de octubre de 2016

Tarantada

Silenciosa como el fuego,
una tarántula peluda bosteza
en el interior de mi garganta. 
Abre las patas de noche, de madrugada, y yo
me levanto como una loca 
en busca de un espejo que me deje ver,
desde fuera,
esos bultos en movimiento.
Palpo y aprieto. 
Aprieto con fuerza.

Hace días que me acompaña,
que me roba el grito.
No parece que tenga ganas de marcharse.
Ahora mi silencio gutural
es su hogar, 
cálido y húmedo:
un útero amueblado a todo confort
para que descanse, se alimente, críe.

Poderosa como el fuego,
la tarántula es más inteligente que yo.
Limita el paso del aire en mi 
laringe con su cuerpo atravesado:
lo suficiente para torturarme,
hacer del tiempo una losa pesada sobre el pecho;
lo suficiente para no acabar 
con la tortura de seguir
respirando.

Ni bailes, ni rituales.
Tarantada quedaré 
hasta el fin 
                     de sus noches,
mis noches,
nuestras noches.

sábado, 1 de octubre de 2016

No debería pero siento
el movimiento interno de cada célula de mi carácter.
No debería pero siento
cómo los cimientos de mi conciencia
tiemblan y desmontan los tejidos de la cordura.

Los átomos más simples de mi carne tiemblan fuerte
mientras la carne se mantiene serena.
Los átomos más simples de mis neuronas tiemblan también
mientras el cerebro se mantiene tranquilo.

No debería pero lo siento
y me desquicia mientras finjo
una calma glacial.