lunes, 12 de septiembre de 2016

Palpo y aprieto

Coloco las yemas de los dedos corazón e índice
sobre el hueco que mi garganta moldea en mi cuello.
Palpo y aprieto en busca del nudo
que a menudo no me deja
tragar, respirar, hacer.
Palpo y aprieto para moverlo hacia la boca,
regurgitar, escupirlo, 
como si fuera una bola de pelo 
asquerosa.
Palpo y aprieto, vuelvo a apretar,
deseando que esa bola de angustia
se deshaga sin ofrecer demasiada resistencia.

Coloco las yemas de los dedos anular e índice
sobre el hueco que mi garganta dibuja en mi cuello.
Palpo y aprieto en busca del demonio que me habita,
hecho un ovillo, pequeño y molesto,
que no mata
pero hace el vivir más doloroso,
más consciente.
Palpo y aprieto,
para hacerle cosquillas,
molestar, 
perturbar su descanso,
tragar y fundir ese fuego. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario