miércoles, 20 de julio de 2016

Mis pulmones recogen el agobio,
el pánico y la angustia
en forma de aire caliente.
Cuando alcanzan el límite,
la tráquea lo expulsa en forma de
suspiros violentos
y la gente me mira
como si fuera un gato asqueroso
que escupe bolas de pelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario