miércoles, 20 de julio de 2016

Debería llevar un diario fiel
de estas palpitaciones, del sufrimiento 
en pleno éxtasis
pero no puedo hacerlo.
Sólo puedo recoger el rastro,
la brisa que levanta 
momentos antes de romper.

1 comentario:

  1. Este me ha gustado muchísimo. Me pasaré más seguido por estos lares.

    Saludos, Elena!

    ResponderEliminar