viernes, 24 de junio de 2016

La vieja de la silla

Me compadezco entre líneas:
yo y mi tristeza,
yo y mi angustia,
yo y mi soledad.
Y junto a mí, en esta cafetería anónima,
aparcan a una anciana
que necesita de tubos insolentes
tubos desvergonzados
para respirar
seguir latiendo.

Lleva un turbante de colores,
una túnica muy negra,
que me hacen pensar que fue alguien vivo,
en otro tiempo.
Ahora resiste dentro.
Seguramente esta mañana, como todas,
necesitó que la lavaran, la vistieran,
le pusieran el bocado en la boca.
La silueta de ceniza,
abraza a cada momento su último aliento,
avista Pompeya desde las sábanas,
siempre frías.
Los párpados, la vida,
pesan.
Su dolor es mi alivio egoísta,
su sombra, mi luz.

jueves, 16 de junio de 2016

Unexpected Light


Acerco la lengua al fuego,
aspiro el humo
como el consuelo más fuerte.
Recuerdo a la mujer
metasexual que busca,
que sale y encuentra
en el dolor futuro.
Y espero.
Solo cuando llueve
puedo colarme en el espacio estrecho
que hay entre pensamiento
y pensamiento.
Descanso.
Desgarro los tejidos
de ese alma
que anhelo conocer,
digerir
deshacer en mí.

martes, 14 de junio de 2016

Apaga la luz y
admira mi sangre de neón,
que fluye fluorecente mientras me miras
con las manos.