domingo, 15 de mayo de 2016

Un mar rosa de serotonina

Anoche soñé
que flotaba en un mar rosa
                                                    de serotonina
y descansaba 
por fin,
liberada
                 de lastres
                 de anclas
cosidas a los tobillos.

El agua me acunaba sin esfuerzo, 
como el útero, 
del que me echaron con violencia
un 11 de noviembre. 

Y con esa misma violencia,
el despertador me devolvió a este mundo,
donde las marcas en los tobillos
son perennes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario