jueves, 31 de diciembre de 2015

Esquizofrenia

Los señores de bata blanca lo llaman esquizofrenia
pero yo sé qué pasó realmente cuando nací.
No sientas pena.
Caí del cielo,
como lo hacemos todos y,
en lugar de recibir un sólo espíritu,
yo recibí tres:
por eso jamás estoy sola.

Mi mente es un imán
de mil pestañeos fundidos
en un solo ser
que desea más brazos,
                                               más piel.
Estos tres corazones producen
            demasiados
                       latidos
y las noches se eternizan mientras paseo
entre las sombras
            de los pensamientos
pero  me consuela pensar que
siempre viviré más que 
                                               tú.

Los señores de bata blanca lo llaman esquizofrenia
y pretenden controlar mis voces 
con pastillas que capan 
           dos tercios de lo que soy.
Llámame 'loca', 
llámame 'chiflada'
mientras paseo por cada rincón de mi cerebro
y bailo conmigo misma en una fiesta sinfín.



Pic by Jane Radstrom

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Mi útero bicorne

Mi útero tiene más forma de corazón
que el corazón que bombea sangre dentro,
                                                                              sangre caliente
                                                                              sangre silenciosa.

Mi útero tiene forma de corazón
pero los bebés los prefieren con forma de pera,
                                                                              la forma natural que tu Dios
                                                                              le regala al resto de mujeres.

Mi útero tiene forma de corazón
en la ausencia de ese centro me esperará el dolor, siempre
                                                                                              un dolor austero
                                                                                              un dolor vacío.

Mi útero ahora es un poco menos mío.
He vuelto a perder el control de mi cuerpo.
Mi útero morirá conmigo y me extinguiré sin remedio
como una llama débil en medio de la lluvia.



sábado, 5 de diciembre de 2015

Las hijas de las brujas quemadas

Intenté borrar mis huellas
dactilares
contra la corteza de un árbol
milenario.
Conseguí que la sangre 
de los dedos
se fundiera con la savia 
de las venas silvestres;
suficiente para perderme 
entre células verdes y dejar
la conciencia 
en las manos de todas aquellas brujas
que fueron quemadas
aquí
aquí.


Ellas me miran mientras sufro
y se quiebran conmigo
desde arriba, desde el humo
que las vio perecer ante la ignorancia 
de otros.

En pleno éxtasis, las yemas
siguen ofreciendo glóbulos rojos
a la Madre Clorofila,
que me devuelve las pulsaciones perdidas,
las flores, a las mejillas.
Ahora mi cuerpo desnudo
parece encontrar un hogar
en las fotografías salvajes de Mai:
el bosque es nuestro
de nuevo
porque somos lobas, 
¡zorras libres!
que aullamos cuando la luna nos abriga,
nos ilumina con su manto. 

El susurro que oyes 
es un conjuro violeta 
que nace de los cérvix doloridos
que no pudieron ser,
no pudieron amar.


Bailamos en su honor,
oramos en su honor,
cantamos en su honor,
matamos en su honor,
callamos en su honor.