miércoles, 13 de mayo de 2015

A 99 km/h

El cuerpo A se acerca al cuerpo B peligrosamente.
La velocidad aumenta uniforme
hasta llegar a los 99 km/h. 
Me cubro la cara con los brazos 
por miedo al miedo del impacto.
Nada. Ni un sólo ruido.
Me descubro.
Veo que el cuerpo A y el cuerpo B 
se besan se besan se besan se besan
                                                                        lento 
en una colisión pacífica. 





Egon Schiele

No hay comentarios:

Publicar un comentario