martes, 31 de marzo de 2015

Tesoro malherido

Como si fuera un tesoro maldito
lentamente y
con miedo,
abrí la caja
torácica.

Separé las costillas,
con amor,
y buscando mis latidos
los hallé
en el estómago.

Los pulmones
húmedos y cansados
me riñeron fuerte
hartos de pinchazos
eléctricos.

Con las manos
mojadas y cálidas
guardé todo
mi tesoro malherido

mi tesoro humano.


Rosana Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario