lunes, 2 de marzo de 2015

Flores de hielo

Me pesan los taxis,
los gritos, el humo,
el horror, la pena,
la ausencia, la luz.

Nunca demasiado tarde
para vender tu alma,
(mirada incluida en la oferta)
vagones que chirrían.

Mismo recorrido,
mismos cadáveres,
nadie habla, nadie escucha,
es más sencillo así.

Necesito color en mi piel,
en mi pelo,
en los pensamientos
que habéis maltratado.

Hoy me apetecen flores
de agua, de hielo;
que escalen conmigo,
espinas sobre los edificios.

Serán mi arnés,
asegurando cada paso,
caminata vertical,
saludando como una reina.

Victoriosa colgaré la bandera,
no me pesará el cielo,
miraré desde arriba el humo,
el horror, la pena...



Gabriel Moreno






No hay comentarios:

Publicar un comentario