sábado, 14 de febrero de 2015

Sauvage

Dentro de mí
se esconde,
silenciosa e íntima,
susurrando entre mis ideas.

La he negado
como a un bastardo;
salía entre temblores,
jugaba en mi estómago.

Me mataría
con un lápiz afilado:
nos mataría,
en busca de la libertad.

Veía la sangre
negra y espesa,
rodeando mi boca,
besando el suelo.

Hoy la dejo ir,
vuelve a ocupar mi piel
ridícula y genial,
estúpida y gloriosa.


Marguerite Sauvage


No hay comentarios:

Publicar un comentario