viernes, 20 de febrero de 2015

Jekyll se ha ido de cañas

Hoy soy un pequeño monstruo
con zapatos nuevos,
lazos por cordones
y mala hostia en el corazón.

Salí feliz por el portal,
pisando fuerte con tres cuartos de sonrisa,
pasan los instantes... 
el pelo naranja                                                                      los ojos lechosos.

El calor en las sienes
me dice que soy Hyde,
Jekyll se ha ido de cañas,
la sangre se evapora.

Las mariposas de mi pelo
se han cabreado también,
prefieren un hábitat fresco
lejos de brotes psicóticos.

Los susurros de sus alas
me miman los oídos
que sea invisible como ellas,
fuerte en secreto.

Mis zapatos me llevan;
si no obedezco
tropiezo con un salto mortal,
aterrizo en el tejado.

Me fuerzan a seguir andando
pese a las facturas,
las fracturas, los enfados,
la impotencia concentrada.

Dejo a Hyde en la  verde,
trasbordo a la roja,
respiro, mariposas en calma,
volvemos a casa.


Peony Yip

No hay comentarios:

Publicar un comentario