domingo, 8 de febrero de 2015

El guardián

El guardián de la angustia
se pasea sin remordimientos:
sienes, cuello, latidos,
cada instante es un placer nuevo
                                                                     para él.


Me ahoga suave,
me ahoga fuerte,
bondage en sus dedos
oscuridad en los míos.
                                                                     Podría vivir sin ti, cariño.


Lazos de madera que oprimen
sé que no morirás sin mí;
déjame respirar un segundo
para que puedas retorcerme
                                                                     sin que hoy tenga que caer.



Lyndsey Vu





                                                                     


No hay comentarios:

Publicar un comentario