lunes, 9 de febrero de 2015

Cansados de bailar

Hoy estábamos todos muertos.
Ojos en blanco,
cuerpos arrastrados por la marea.
Nos teníamos en pie
                                               no había donde yacer. 

Hoy estábamos todos muertos.
Desde arriba, un amasijo de carne,
arañado por la sombra
desgarrado por la luz
                                               cansados de bailar.

Hoy estábamos todos muertos;
no temas,
mañana volveremos a morir
                                                 entre todos los que se creen vivos.










No hay comentarios:

Publicar un comentario