lunes, 23 de febrero de 2015

Bajo tierra

Somos un ejército de cadáveres,
sin descanso, sin voluntad;
seguimos órdenes anónimas
programados para ejercer amnesia.

No hay margen de error,
pasos acompasados.
Conciencias individuales
se creen libres bajo tierra.

Pasillos, escaleras,
andenes, luz demasiado blanca,
ajenos a cualquier tipo de vida,
ratas grises nos acompañan.

Somos un ejército de cadáveres,
sin objetivo, sin voluntad;
el río nos empuja inexorable 
sobre guijarros afilados.

Heridas muertas que no cicatrizan,
nuestro sistema nervioso en coma,
caminamos hacia delante,
retroceder es de cobardes.                             Dicen.


Elisa Ancori


No hay comentarios:

Publicar un comentario