sábado, 28 de febrero de 2015

Marea libre

La cresta firme se ve desde la playa
es la bandera de mis deseos;
me rasgo la piel
que llore y libere la sangre,
lagrimal improvisado...

Entro firme y lenta en el agua,
la sal se funde con la herida,
quiero que me huela,
que me encuentre
y me devuelva a la existencia mínima.

El pánico anestesia al miedo
me mantiene firme,
busco el emblema destructor,
muy pronto seré marea agitada, 
marea libre.


Ruben Ireland

jueves, 26 de febrero de 2015

Amnesia

Somos un ejército de cadáveres
sin descanso, sin voluntad,
seguimos órdenes anónimas
programados para ejercer amnesia.

Elisa M Rufat

miércoles, 25 de febrero de 2015

A todas las mujeres bravas

A las que paren
a las que deciden no hacerlo;
a las que cosen
y remiendan heridas.
A las que se levantan
a las que nunca se arrodillaron.

A las que escriben,
a las que gritan también.
A las que se equivocan
pero siguen con la mirada viva. 
A las que marcan el paso
a las que nadan silenciosas. 

A las que escupen al espejo
a las que miman su reflejo.
A las bebedoras,
a las vividoras;
a las que lloran sin miedo
a las que maldicen en secreto.

A las que tiemblan
a las que hacen temblar;
a las bipolares
a las sirenas serenas.
A las que murieron,
a las que viven en mi memoria. 

A las que se comprenden 
a las perdidas como yo;
a las caminantes,
a las conductoras;
a las yeguas indomables,
a las que fundieron sus cadenas.

A las libertadoras,
a las libertinas;
a las que pintan
y a las que se dejan pintar;
a las estrellas,
a las lunares.

A las que sangran
a las que nunca lo hicieron.
A las que respetan
y se hacen respetar.
A las bravas
a las bravísimas. 


Amy Judd

Lágrimas de rímel barato

Lágrimas de rímel barato
recorren mis mejillas
para ensuciarme los labios
y ahogarme en latidos espesos.

Sólo quiero rendirme,
que la marea me lleve,
las estrellas me abrasen,
y el río me cubra
                                                    con piedras doradas.

Dormir para siempre
sin besos de sangre azul;
un coma profundo
bajo el calor de la nieve.

Quemaría mi rastro 
                                                    en memorias ajenas.
No quiero llantos sentidos;
llenaré la bañera de sal fina
para un descanso eterno. 



Alyssa Monks
    




martes, 24 de febrero de 2015

Paredes quebradas

Lágrimas que han desteñido
las paredes, 
quebradas por mis puños
furiosos. 

Necesito salir de aquí
la realidad me lo impide,
demasiada angustia para escapar,
demasiada para permanecer.

Agorafobia en un zulo asfixiante,
negativa tras negativa,
el aro dorado mengua 
alrededor de mi cuello.

Esperando que alguien grite
"¡tierra a la vista!"
y desembarquemos por fin 
en un pequeño paraíso.



Natalia Zaratiegui







lunes, 23 de febrero de 2015

Bajo tierra

Somos un ejército de cadáveres,
sin descanso, sin voluntad;
seguimos órdenes anónimas
programados para ejercer amnesia.

No hay margen de error,
pasos acompasados.
Conciencias individuales
se creen libres bajo tierra.

Pasillos, escaleras,
andenes, luz demasiado blanca,
ajenos a cualquier tipo de vida,
ratas grises nos acompañan.

Somos un ejército de cadáveres,
sin objetivo, sin voluntad;
el río nos empuja inexorable 
sobre guijarros afilados.

Heridas muertas que no cicatrizan,
nuestro sistema nervioso en coma,
caminamos hacia delante,
retroceder es de cobardes.                             Dicen.


Elisa Ancori


domingo, 22 de febrero de 2015

Los desqueridos

Parejas ondulantes en el vagón
se abrazan y se absorben de noche:
me quedo en un mero vigilante
sin sentir latidos en Venus.

Muero desde la distancia
desde las sombras de los desqueridos:
mitades que tropiezan
con prismáticos llenos de vaho.

Se me encoge el miocardio
de celos, de éxtasis... 
quisiera extinguirlos
ser un guepardo más.

Ballena solitaria,
que llora en estéreo
gritos ahogados bajo el agua,

sólo los glaciares comprenden.


Colette Saint Yves

viernes, 20 de febrero de 2015

Bébeme

Bébeme...
                       como si fuera                                               
 la última Coca-Cola del desierto.



Cómeme 
                       como                                                           
un preso ante su última cena.



Átame...
                       cuando te diga                                                     
que me ames hasta el amanecer.



Cállate...
                       entre beso y beso, 
entre baile y baile.


Blue Larch





Jekyll se ha ido de cañas

Hoy soy un pequeño monstruo
con zapatos nuevos,
lazos por cordones
y mala hostia en el corazón.

Salí feliz por el portal,
pisando fuerte con tres cuartos de sonrisa,
pasan los instantes... 
el pelo naranja                                                                      los ojos lechosos.

El calor en las sienes
me dice que soy Hyde,
Jekyll se ha ido de cañas,
la sangre se evapora.

Las mariposas de mi pelo
se han cabreado también,
prefieren un hábitat fresco
lejos de brotes psicóticos.

Los susurros de sus alas
me miman los oídos
que sea invisible como ellas,
fuerte en secreto.

Mis zapatos me llevan;
si no obedezco
tropiezo con un salto mortal,
aterrizo en el tejado.

Me fuerzan a seguir andando
pese a las facturas,
las fracturas, los enfados,
la impotencia concentrada.

Dejo a Hyde en la  verde,
trasbordo a la roja,
respiro, mariposas en calma,
volvemos a casa.


Peony Yip

jueves, 19 de febrero de 2015

Los invisibles

Mochileros vagamundos,
decepcionados para seguir;
cucarachas cosmopolitas
les acompañan.

Ríos tintados
corren garganta abajo;
los decentes
miramos con desprecio.

Acuden sin falta,
las escaleras les esperan;
el metro, cobijo ratero,
es testigo de sus sueños.


Ed Fairburn




miércoles, 18 de febrero de 2015

Odio reposado

Te arrancaré las plumas
me haré un delicioso tocado...
la carne para los perros
tus huesos, un collar,
quizá.

Te arrancaré las venas,
tejeré un sonoro traje...
manada de cuervos conmigo,
amigos fieles,
en tu busca.

La reina de las infelices,
pero reina siempre...
con el corazón sobre los hombros,
la cabeza firme,
sangre de plata.



Elisa Ancori




Muy quietos

Se me confunde el hambre
con las ganas de vomitar;
me tumbaría aquí mismo
para negarlo todo.

No más impuestos
impuestos por anónimos;
no más cruces 
vendadas en oro blanco.

Sentir el frío,                                      nada más...
oír el tintineo de las estrellas,
los aullidos del lobo,
ora rojos ora violetas.

Reconciliarme con mis entrañas,
ignorar el perfume a cemento,
besar la tierra que un día fue,
quedarnos muy quietos.

Se me confunde el hambre
con las ganas de vomitar;
y sólo quiero tumbarme,
                                                             negarlo todo.

Elisa M Rufat


martes, 17 de febrero de 2015

La ballena que bebía lágrimas

Me levanté
y de entre la mierda
recogí con delicadeza mis lágrimas,
las metí en un jarrón.

El espejo me dijo
'quién eres' 'qué quieres'
La respuesta fue un rayo:
'soy una mujer' 'quiero ser feliz'

El jarrón, azul ballena,
echó a nadar, 
llevándose la losa,
liberando mis pulmones.


Paula Bonet

lunes, 16 de febrero de 2015

Se bebió la vida

Se bebió la vida,
me dijeron,
sobre la cama,
ahogada de tanta alma.

Se bebió la muerte,
tan enamorada;
negra y elegante,
resplandor esmeralda.

Se bebió, se dejó beber,
porque amaba tanto su olor,
que se marchó con ella,
entre olas de alcohol rosado.


Naranjalidad

Calla y sonríe

Ríe, brilla, salta,
Be the best, be unique,
be smart, be pretty,
be sexy, be here...
                                                      Be there

No te rindas
¿deja que te pisen?
llega lejos,
llega alto.
                                                       Vuela

Tienen que saberlo
¡grita! ¡más fuerte!
deja huella
botas de hierro
                                                       Cerebro de arena

Insta
Face
Tweet
Tumbrl...
                                                        calla y sonríe, calla y sonríe, calla y sonríe.



Jeremy Enecio

sábado, 14 de febrero de 2015

Sauvage

Dentro de mí
se esconde,
silenciosa e íntima,
susurrando entre mis ideas.

La he negado
como a un bastardo;
salía entre temblores,
jugaba en mi estómago.

Me mataría
con un lápiz afilado:
nos mataría,
en busca de la libertad.

Veía la sangre
negra y espesa,
rodeando mi boca,
besando el suelo.

Hoy la dejo ir,
vuelve a ocupar mi piel
ridícula y genial,
estúpida y gloriosa.


Marguerite Sauvage


miércoles, 11 de febrero de 2015

Mujer

-¿Por qué eres una mujer?
-Porque pienso como una mujer.
-¿Cómo piensa una mujer?
-Ahí tienes tu respuesta.



Tzviatko Kinchev

Tan desnuda

Tan desnuda
que puedo ver tu respirar
tus pulsaciones
tu sangre,
entre los ríos de tu cuerpo.

Tan desnuda 
que puedo respirar tu mirada
tus huesos
la carne que los envuelve
el pensamiento en tus neuronas. 

Tan desnuda
que ya no puedo abrazarte,
captar tu sonrisa en una polaroid...


Egon Shiele


martes, 10 de febrero de 2015

Te escapas entre mis latidos

Me iría contigo,
de veras,
pero eres demasiado líquido
te escapas entre mis latidos.


Te cogería de la mano
sólo para notar tus átomos 
                                                            en los míos
y respirarte.


Te mordería los labios
despacio y suave,
para morir un poco,
de puntillas.


Dejaría que me abrazaras
para curarnos
                                                             de todas las heridas mudas                     
sin reproches de por medio.


Me iría contigo,
de veras,
pero eres demasiado líquido
te escapaste entre mis latidos...

y yo necesito tocar.




Elisa M Rufat

lunes, 9 de febrero de 2015

Cansados de bailar

Hoy estábamos todos muertos.
Ojos en blanco,
cuerpos arrastrados por la marea.
Nos teníamos en pie
                                               no había donde yacer. 

Hoy estábamos todos muertos.
Desde arriba, un amasijo de carne,
arañado por la sombra
desgarrado por la luz
                                               cansados de bailar.

Hoy estábamos todos muertos;
no temas,
mañana volveremos a morir
                                                 entre todos los que se creen vivos.










domingo, 8 de febrero de 2015

El guardián

El guardián de la angustia
se pasea sin remordimientos:
sienes, cuello, latidos,
cada instante es un placer nuevo
                                                                     para él.


Me ahoga suave,
me ahoga fuerte,
bondage en sus dedos
oscuridad en los míos.
                                                                     Podría vivir sin ti, cariño.


Lazos de madera que oprimen
sé que no morirás sin mí;
déjame respirar un segundo
para que puedas retorcerme
                                                                     sin que hoy tenga que caer.



Lyndsey Vu





                                                                     


Los amantes solitarios

Me rodea
me envuelve cada día:
se niega a tocarme,
no soy digna.

Lazos a mi alrededor 
palabras que me excluyen,
espectadora,
nunca figurante.

Miradas que me ignoran
dedos sin luz;
debilidad por los colgados
tan ausentes como yo. 

No nos dejarán entrar
sólo miramos;
manos fuera,
flores sobre el cemento.


Agnes Cecile





miércoles, 4 de febrero de 2015

Ansiedad

Me arde el corazón,
                                           joder.
Nada de metáforas, 
me quema, me desgarra los tejidos.
La sangre me hierve.

Me tiemblan los ojos,
intranquilos dentro de las cuencas,
no saben a dónde ir,
                                           no ven:
las lágrimas empujan.



Judith Van den Hoek


martes, 3 de febrero de 2015

Cosemos el viento

Cosemos el viento
para fingir que todo va bien,
que todo va.
Que yo te quiero
tú me amas...
Quizás en otra dimensión.

Y nos comemos
como al principio
sin dejar ni una miga
                                             de pan.

Pero en ésta,
soy otra,
y nuestro amor,
sobras frías
                                             de ayer.



Mekhz





lunes, 2 de febrero de 2015

Ya no soy carne

Mis dedos la besan,
se funden con ella,
bailan, 
                                            se rinden a sus ondas.

Adentro los brazos,
¿me dejo llevar?
                                            ya no soy carne
tan sólo gotas perdidas.

Y me llaman
para que sea una de ellas
una marea más,
espuma que se pierde.


Unknown artist


domingo, 1 de febrero de 2015

Arritmia

Veo la arritmia adictiva
en tu pelo libre
en tus huesos descosidos
en tu aliento desbocado
                                              cuando crees que nadie existe.

Siento la electricidad
en mi sangre violenta
en mi piel enajenada
en mis medias rotas

                                              cuando crees que sólo yo existo.


Davide Calluori