miércoles, 28 de enero de 2015

No llevo vestido


Mordí la manzana,
tomé el atajo en el bosque,
deslicé mis dedos sobre la rueca,
me fie de la berenjena parlante.

No pasó nada:
ni estados vegetativos
ni el almuerzo de un lobo
ni siquiera una afonía fatal.

Nací sabiendo que no sería princesa:
sin vestidos
                       que me impidieran correr
sin capuchas
                       que me prohibieran pensar
sin príncipes
                       que quisieran besarme...
sin ser besados.




Imágenes de Courtney Brims
      


                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario